ESMA TÈCNIQUES MANUALS

La simplicidad de los elementos como la de las manos esta en su armonia con el medio en el cual se mueven.

dijous, 13 juny de 2013

CALAMBRES



CALAMBRES MUSCULARES DURANTE EL EJERCICIO. ¿SON DEBIDOS A UN DEFICIT DE ELECTROLITOS O A LA FATIGA?

Los calambres musculares durante el ejercicio son una afección común, incluso en atletas muy en forma. Y cada vez son más numerosas las evidencias de que hay dos categorías diferentes de calambres musculares asociadas al ejercicio. La sobrecarga y fatiga del músculo pueden provocar calambres musculares a nivel local en las fibras musculares sometidas a un exceso de trabajo, y estos dolores pueden ser tratados con eficacia a través del estiramiento pasivo y masaje o mediante la modificación de la intensidad del ejercicio y de la carga.

Por el contrario, una abundante sudoración y un consiguiente déficit significativo de sodio intercambiable en el cuerpo causado por la ingesta insuficiente de sodio en la dieta para compensar las pérdidas de sodio a través del sudor, puede llevar a la contracción del compartimento de fluido intersticial y a generalizados calambres musculares, incluso cuando existe una mínima o ninguna sobrecarga muscular y fatiga.

Pueden aparecer signos de uniones neuromusculares hiperexcitables en primer lugar como fasciculaciones durante las pausas en la actividad, las que eventualmente podrían derivar en espasmos musculares más graves y debilitantes.

En particular, los atletas afectados suelen presentar niveles electrolitos séricos normales o ligeramente elevados, incluso si se trata de " sudoraciones saladas" debido a la pérdida de sudor hipotónico y a un descenso en el volumen intravascular.

Sin embargo, la recuperación y el mantenimiento del balance de agua y sodio con soluciones salinas por vía oral o intravenosa es una estrategia de probada eficacia para resolver y prevenir los calambres musculares asociados al ejercicio producidos por una amplia sudoración y un déficit de sodio.



Foto: CALAMBRES MUSCULARES DURANTE EL EJERCICIO. ¿SON DEBIDOS A UN DEFICIT DE ELECTROLITOS O A LA FATIGA?

Los calambres musculares durante el ejercicio son una afección común, incluso en atletas muy en forma. Y cada vez son más numerosas las evidencias de que hay dos categorías diferentes de calambres musculares asociadas al ejercicio. La sobrecarga y fatiga del músculo pueden provocar calambres musculares a nivel local en las fibras musculares sometidas a un exceso de trabajo, y estos dolores pueden ser tratados con eficacia a través del estiramiento pasivo y masaje o mediante la modificación de la intensidad del ejercicio y de la carga. 

Por el contrario, una abundante sudoración y un consiguiente déficit significativo de sodio intercambiable en el cuerpo causado por la ingesta insuficiente de sodio en la dieta  para compensar las pérdidas de sodio a través del sudor, puede llevar a la contracción del  compartimento de fluido intersticial y a generalizados calambres musculares, incluso cuando existe una mínima o ninguna sobrecarga muscular y fatiga.

Pueden aparecer signos de uniones neuromusculares hiperexcitables en primer lugar  como fasciculaciones durante las pausas en la actividad, las que eventualmente podrían derivar en espasmos musculares más graves y debilitantes. 

En particular, los atletas afectados suelen presentar niveles electrolitos séricos normales o ligeramente elevados, incluso si se trata de " sudoraciones saladas" debido a la pérdida de sudor hipotónico y a un descenso en el volumen intravascular.
 
Sin embargo, la recuperación y el mantenimiento del balance de agua y sodio con soluciones salinas por vía oral o intravenosa es una estrategia de probada eficacia para resolver y prevenir los calambres musculares asociados al ejercicio producidos por una amplia sudoración y un déficit de sodio.

Fuente:
http://journals.lww.com/acsm-csmr/Fulltext/2008/07001/Muscle_Cramps_during_Exercise_Is_It_Fatigue_or.9.aspx

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada